Sonita… Novias en venta

Por Raquel Prado

Rokhsareh Ghaem Maghami quería reflejar la realidad de las menores afganas que viven totalmente indocumentadas en Irán. Para ello se dejó guiar por su prima, trabajadora social de una ONG de ayuda a la infancia. Intentando describir la situación de exclusión de un colectivo de inmigrantes se dio cuenta de que las menores tienen una preocupación más acuciante que su situación administrativa: el matrimonio. ¿Cuánto puede importar a una niña un documento de identidad, o incluso su acceso a una educación de más o menos calidad, cuando está a punto de ser vendida legalmente a un hombre mucho mayor que ella y a su familia? $9.000 para la familia es lo que les arranca de golpe la infancia.

sonita_final_poster_rcefwlTuve la suerte de asistir a la inauguración del DocsBarcelona2016. Fue una cuestión de serendipia que la obra inagural fuese Sonita. Un documental, una directora y una protagonista que no dejaron a nadie indiferente. Quedamos dos días después para hablar con Rochsareh. Nos contó que es un fenómeno muy complejo y arraigado. Las supervivencia de las familias depende además de ello. El precio, aunque pueda sonarnos absurdo desde nuestra posición, cuanto más bajo mejor para la niña. En caso de que el matrimonio salga muy caro los compradores se resarcirán exigiendo a la menor jornadas extenuantes y obligaciones desproporcionadas para amortizar su inversión. A veces se da el trueque de hermanas, para evitar transacciones económicas. Aunque se da en toda la región, nos centramos en el caso afgano. Las circunstancias que ha vivido a través de este trabajo no son situaciones que se haya encontrado en su vida en Teherán, aunque pueden darse en zonas rurales de Irán.

Nos cuenta que es un fenómeno social, no religioso. Así, aunque la edad mínima reconocida para el matrimonio son los nueve años por una interpretación concreta del Corán, la religión no siempre juega en contra de las niñas. Algunos mullah han conseguido convencer a sus comunidades la edad mínima de matrimonio son los trece. No es una solución, pero consiguen regalar a las pequeñas unos años más. Porque ese es su principal sufrimiento. Las que tienen la suerte de seguir estudiando están obligadas a asistir a escuelas de adultos, para separarlas de las solteras. El documental nos muestra como este tema, y el conflicto bélico en su país, marcan cada momento de la vida de las pequeñas. Sonita, gracias a su fuerza, a encontrarse con las trabajadoras sociales adecuadas, y al encuentro con Rokhsareh que le ha cambiado la vida, nos transmite a través de su música lo que supone esta tradición.

El videoclip es solo una muestra. Como canta la misma Sonita, el futuro no está escrito. En un mundo en que una niña afgana destinada a ser vendida se convierte en una rapera-fenómeno-viral todo es posible. Su presente tendréis que ir a verlo en la pantalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s