El Matrimonio en el Derecho español

Por Montse Tafalla

El matrimonio es una realidad social que refleja la voluntad de las personas que lo componen de llevar un proyecto de vida común y que manifiestan esta voluntad mediante un acto formal ante el sistema administrativo correspondiente con la voluntad que dicha realidad tenga las consecuencias jurídicas que dicho sistema reconozca al vínculo conyugal.

Los presupuestos que se tienen que dar para que un acto se considere como celebración de un matrimonio válido son:

1º La existencia de capacidad de las personas que expresan su voluntad de contraer matrimonio.

2º La voluntad de los contrayentes en consentir en contraer matrimonio. Acto voluntario y libre de contraer.

3º Que se cumplan las formas dispuestas normativamente para que el acto del consentimiento matrimonial tenga efectos.

Por lo tanto, cualquier acto matrimonial que no cumpla los requisitos mencionados se tiene que considerar nulo y por tanto el matrimonio es inexistente.

En el Código Civil español la regulación del matrimonio figura en el Título IV, artículos 42 al 107.

En la materia que nos ocupa, los artículos que queremos subrayar son los art. 44, 45, 46. Los que regulan el origen del matrimonio.

 Artículo 44
El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio conforme a las disposiciones de este Código.
El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo.

Artículo 45
No hay matrimonio sin consentimiento matrimonial.
La condición, término o modo del consentimiento se tendrá por no puesta.

Artículo 46
No pueden contraer matrimonio:
1.º Los menores de edad no emancipados.
2.º Los que estén ligados con vínculo matrimonial.

En coherencia a esto, es en el capítulo VI donde se establecen las causas de nulidad.

Artículo 73
Es nulo cualquiera que sea la forma de su celebración:
1.º El matrimonio celebrado sin consentimiento matrimonial.
2.º El matrimonio celebrado entre las personas a que se refieren los artículos 46 (menores y casados) y 47 (parientes), salvo los casos de dispensa conforme al artículo 48
3.º El que se contraiga sin la intervención del Juez, Alcalde o funcionario ante quien deba celebrarse, o sin la de los testigos.
4.º El celebrado por error en la identidad de la persona del otro contrayente o en aquellas cualidades personales que, por su entidad, hubieren sido determinantes de la prestación del consentimiento.
5.º El contraído por coacción o miedo grave.

Artículo 75
Si la causa de nulidad fuere la falta de edad, mientras el contrayente sea menor sólo podrá ejercitar la acción cualquiera de sus padres, tutores o guardadores y, en todo caso, el Ministerio Fiscal.
Al llegar a la mayoría de edad sólo podrá ejercitar la acción el contrayente menor, salvo que los cónyuges hubieren vivido juntos durante un año después de alcanzada aquélla.

Artículo 76
En los casos de error, coacción o miedo grave solamente podrá ejercitar la acción de nulidad el cónyuge que hubiera sufrido el vicio.
Caduca la acción y se convalida el matrimonio si los cónyuges hubieran vivido juntos durante un año después de desvanecido el error o de haber cesado la fuerza o la causa del miedo.

Desde nuestro punto de vista consideramos cuestionable estos mecanismos de convalidación de un posible matrimonio donde uno de los cónyuges fuera menor o víctima de coacción o miedo. Habría que estudiar cada caso ya que podrían darse casos de indefensión de un menor o persona coaccionada que llega a la mayoría de edad durante una convivencia marital no deseada, y en lugar de poder recurrir a una nulidad más que justificada tener que acudir a la disolución vía el divorcio, figura que no está prevista para esta realidad y que presupone que en su momento existió un acto matrimonial consentido y libre.

Inscripción de matrimonio

La inscripción en el Registro Civil da fe del acto del matrimonio y de la fecha, hora y lugar en que se contrae. Es el medio de prueba de que el matrimonio se ha realizado, siendo la inscripción el título legal que otorga el estado civil de casado.

El matrimonio desde su celebración produce efectos civiles, y para el pleno reconocimiento de los mismos será necesario su inscripción en el Registro Civil.

Atendiendo a la realidad de los matrimonios forzados y de menores que se celebran en el extranjero adolecen desde el punto de vista del derecho español, de la falta del requisito esencial que es el consentimiento, bien por falta de capacidad para consentir en caso de menores bien por falta de voluntad de consentir en caso de coacciones.

En este sentido, en el sistema español la vía de no reconocimiento para estos matrimonios es la no inscripción en el Registro Civil alegando el orden público si el matrimonio de estas características ha sido celebrado y reconocido en un país que acepta estas prácticas.

Por último, es destacable como ejemplo,  Resolución de la Dirección General del Registro y del Notariado  DGRN de 21 nov 2008, en la que se manifiesta que es por razones de orden público que no se inscribiera un matrimonio que se celebró cuando la contrayente de nacionalidad dominicana tenía 13 años.

 

Anuncios

Un comentario en “El Matrimonio en el Derecho español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s